Oportunidades de los métodos mixtos en evaluación


Terminamos hoy un ciclo de cuatro posts,  con los oportunidades de los métodos mixtos, tras el tema iniciado con los tres anteriores posts: Una introducción a los métodos mixtos de evaluaciónCómo integrar métodos mixtos de evaluaciónAlgunos desafíos de los métodos mixtos de evaluación en contextos de desarrollo.

El creciente interés por los métodos mixtos, junto con el reconocimiento de los desafíos especiales, presenta una serie de interesantes oportunidades para fortalecer el uso de métodos mixtos en las evaluaciones de desarrollo.

(1) Una primera área de oportunidad se sitúa en el desarrollo de sistemas de seguimiento eficaces. Si bien existe una aceptación generalizada de que el monitoreo es esencial para la buena ejecución de los proyectos, se ha pensado menos en el diseño de sistemas de seguimiento enfocados a su función evaluativa, esto es, alimentar procesos de evaluación y no únicamente de gestión. Sigue leyendo

Algunos desafíos de los métodos mixtos de evaluación en contextos de desarrollo


Seguimos con los desafíos o amenazas de los métodos mixtos de evaluación, tras el tema iniciado con los dos anteriores posts  Una introducción a los métodos mixtos de evaluación  y  Cómo integrar métodos mixtos de evaluación.

Aunque se ha hecho un gran progreso en la aplicación de métodos mixtos, y a pesar de un aumento, lento pero constante, en los estudios publicados en los países en desarrollo, los evaluadores siguen teniendo que enfrentar una serie de retos si quieren aplicar adecuadamente métodos mixtos en el seguimiento y evaluación de los proyectos y políticas en estos contextos de desarrollo. Algunas de las limitaciones prácticas, desafíos o amenazas de los métodos mixtos son las siguientes:

(1) En muchos casos, la combinación ideal de métodos no es posible, ya sea debido a (i) las limitaciones en la evaluación en sí, como (a) el tiempo  o (b) financiación limitados, o (ii) debido a factores contextuales, tales como un entorno (a) geográfico o (b) político difícil. Todas las evaluaciones deben hacer frente a este tipo de restricciones, pero son especialmente relevantes para decidir entre diferentes métodos y maneras de integrarlas en un diseño de método mixto. En algunos casos, un enfoque de método mixto puede incluso ayudar a superar algunos de estos obstáculos.

(2) El siguiente desafío es el hecho de que los métodos mixtos han sido la opción y el diseño preferido de evaluación por muchas agencias de desarrollo durante muchos años. Sin embargo, muchas de estas evaluaciones utilizaron enfoques ad hoc que en su mayoría no aplicaron los tipos de rigor metodológico y conceptual que se requieren. El método mixto no es nuevo en sí, aunque sí es nuevo el aumento de las capacidades profesionales (y por tanto las capacidades financieras) en evaluación y gestión de evaluaciones. Este aumento de capacidades profesionales debería tener influencia en el aumento del rigor metodológico.

(3) En la práctica, por lo general se requiere mucho tiempo y esfuerzo para identificar y construir un equipo de investigadores internacionales y locales que puedan trabajar bien juntos en un enfoque de métodos mixtos. Por desgracia, la planificación de muchas evaluaciones de desarrollo no permite mucho tiempo para la formación de equipos, por lo que a menudo el resultado no suele ser más de dos o tres herramientas distintas entre (a) encuestas (con vocación cuantitativa) no muy claramente vinculadas a estudios de caso en profundidad o (b) entrevistas semi-estructuradas.

(4) Por otra parte, las instituciones que demandan evaluaciones (en especial los donantes, con alguna excepción) han dado por sentado que los métodos cualitativos son una forma de evaluar qué hay que “dar por válida” cuando no es posible aplicar “métodos rigurosos” (entendidos rigurosos como métodos cuantitativos). Como consecuencia, no existen apenas incentivos para profundizar en la aplicación de métodos mixtos, dada la incorporación de técnicas cualitativas en cuanto se observa cualquier reto en relación a los métodos cuantitativos.

(5) En los últimos años, muchas agencias de investigación están tratando de reforzar su capacidad de aplicar enfoques de métodos mixtos, pero esto sigue siendo un punto débil. Además, cabe recordar que hay muchos problemas prácticos de logística en la aplicación de métodos mixtos en muchos contextos de desarrollo. Muchas evaluaciones de desarrollo requieren la recopilación de datos en las zonas rurales remotas o en zonas urbanas, donde las condiciones (tiempo, presupuesto…) o amenazas de seguridad hacen que sea más difícil el uso de los enfoques flexibles requeridos por métodos mixtos.

(6) Un último desafío para la evaluación con métodos mixtos es proporcionar directrices sobre los niveles mínimos de rigor metodológico aceptable, bien (1) cuando se trabaja sobre la base de diversas fuentes de datos, que a menudo se recogen con bajo presupuesto y tiempo, o bien (2) cuando gran parte de los datos se recogen en circunstancias difíciles.

 

REFERENCIAS

Rodríguez Ariza, C. & Monterde, R, (2014) Estrategias cualitativas de evaluación en la Cooperación para el Desarrollo: viejos debates y nuevos retos. Serie CECOD de Documentos de Trabajo del Centro de Estudios de Cooperación al Desarrollo, Número 29

Pues ya sabemos que normalmente debremos determinar “cuándo o si” determinados métodos mixtos son factibles o no. La luna o el sol, la luna y el sol…

Cómo integrar métodos mixtos de evaluación


Como se mencionó en el post anterior “Una introducción a los métodos mixtos de evaluación, en evaluación debemos considerar cuidadosamente cómo se van a integrar los diferentes métodos utilizados para un diseño de evaluación coherente. Tres de las formas más comunes en que las técnicas se pueden combinar para lograr los propósitos descritos en ese post anterior son las siguientes: (1) combinaciones paralelas, (2) combinaciones secuenciales, y (3) combinaciones de multinivel.

Una única evaluación podría utilizar más de uno, o incluso la totalidad, de estos patrones de combinación en diferentes momentos durante el proceso de evaluación. Cada una de estas variaciones implica importantes decisiones de gestión sobre temas como (1)  las fuentes de datos en que se basan y (2) la forma de acceder a ellos, (3) qué localizaciones deben ser incluidas en la evaluación (¿todas las del proyecto o una muestra?, y (4) si sólo una muestra, ¿cómo se selecciona la muestra?), o (5) qué puntos de vista de las partes interesadas son más relevantes, entre otras cuestiones.

En la siguiente tabla se resumen los aspectos fundamentales de estas tres estrategias:

Combinación de métodos

Técnica de análisis

Potencial de análisis

Paralela

(1) Se analizan por separado dos o más conjuntos de datos recopilados aplicando una combinación de métodos (cuantitativos/cualitativos).

(2) Posteriormente se comparan los resultados de cada caso y, en su caso, se integran en una conclusión común.

Triangulación de información, para reforzar conclusiones.

Uso de información cualitativa para:

(1) profundizar en hallazgos de cuantitativa o incluso

(2) buscar explicaciones más completas sobre el cambio observado.

Secuencial

(1) Se analizan dos o más conjuntos de datos de forma espaciada en el tiempo, pero

(2) los resultados del análisis de uno es tomado como parte del punto de partida de el/los siguiente/s análisis

Validación de hipótesis generadas en el primer set de datos y la primera técnica empleada

Multinivel

(1) Se emplean técnicas cuantitativas y cualitativas en, al menos, dos conjuntos de datos con diferente nivel de agregación (diferente tipo de actor, diferente nivel de agregación de un mismo actor, etc.).

(2) Así, una técnica se emplea en un conjunto de datos a un nivel y otra técnica a otro nivel. Permite responder a preguntas de evaluación sobre la misma temática que estén interrelacionadas.

Evaluar unidades con importante nivel de integración de partes en la provisión de un servicio (ejemplo: unidad de salud, evaluar cómo cada profesional/área contribuye a la satisfacción del paciente y a su mejora física)

Fuente: elaboración propia a partir de Teddlie y Tashakkori (2009) y Mark, Feller y Button (1997)

REFERENCIAS

Mark, M. M, Feller, I. y Button, S. B. (1997) Integrating qualitative methods in a predominantly quantitative evaluation:A case study and some reflections. New Directions for Evaluation. Vol 1997, nº 74, pp. 47–59

Teddlie, Ch. y Tashakkori, A. (2009). Foundations of Mixed Methods Research: Integrating Quantitative and Qualitative Approaches in the Social and Behavioral Sciences. Ed. Sage.

Rodríguez Ariza, C. & Monterde, R, (2014) Estrategias cualitativas de evaluación en la Cooperación para el Desarrollo: viejos debates y nuevos retos. Serie CECOD de Documentos de Trabajo del Centro de Estudios de Cooperación al Desarrollo, Número 29

 

Así que colegas,  como de costumbre, un poco imaginación para la magia en la evaluación:

 

Una introducción a los métodos mixtos de evaluación


Los métodos cuantitativos y cualitativos todavía son considerados por algunos como dos rivales o dos opciones incompatibles (Patton los compara con niños de dos años que todavía no son capaces de jugar juntos). Para la mayoría de las intervenciones de desarrollo, no hay un método único que pueda describir adecuadamente y analizar las interacciones que se inter-relacionan con los sistemas complejos. Los métodos mixtos permiten la triangulación —o análisis comparativo— que nos permite capturar y cotejar realidades complejas y nos puede proporcionar una comprensión completa, desde diversas perspectivas, el éxito (o falta de él) de las políticas, los servicios o programas.

La utilización de métodos mixtos ha pasado a ser parte de la ortodoxia, demandada u ofrecida de forma habitual por/a las agencias donantes. Sin embargo, en el pasado se ha abusado del término, ya que a cualquier mezcla de diferentes técnicas y de cualquier manera, se le ha querido llamar “métodos mixtos”. Es probable que los métodos mixtos pronto se conviertan en el estándar para la mayoría de las evaluaciones. Pero el uso de métodos mixtos por sí solo no es suficiente, sino que debería aplicarse en múltiples niveles (Bamberger, 2012)

En los últimos años ha existido un interés creciente por los métodos mixtos en el campo de la evaluación en general, así como en las diversas formas en que las metodologías cuantitativas y cualitativas pueden ser sistemáticamente combinadas. Existen diferentes diseños evaluativos con métodos mixtos, siendo los más habituales aquellos que ponen el énfasis del lado cualitativo. Este tipo de diseños, en los que la parte cualitativa es la dominante, pueden ser útiles para explorar (1) temas complejos e innovadores o (2) conglomerados de intervenciones, por poner dos posibles ejemplos habituales en Cooperación al Desarrollo.

Una evaluación de métodos mixtos integra sistemáticamente dos o más métodos de evaluación, potencialmente en todas las etapas del proceso de evaluación, por lo general sobre la base de datos tanto cuantitativos como cualitativos.

Evaluaciones de métodos mixtos pueden utilizar (1)  varios diseños, por ejemplo la incorporación de (1.1) RCT (ensayos aleatorios controlados, en sus siglas en inglés Randomised Control Trials) y (1.2) estudios de caso. También pueden incluir diferentes (2) técnicas de recolección de datos, tales como (2.1) observaciones estructuradas, (2.2) entrevistas a informantes clave, (2.3) encuestas de hogares, y las (2.4) revisiones de los datos secundarios existentes. En resumen, una evaluación de métodos mixtos implica la integración sistemática de los diferentes tipos de principios, enfoques, técnicas y datos, por lo general procedentes de diferentes diseños. Como resultado de ello, las evaluaciones de métodos mixtos requieren (a) una planificación avanzada y (b) una gestión cuidadosa en cada etapa del proceso de evaluación.

Los tres casos principales en que los diseños de métodos mixtos ayudan a fortalecer la evaluación son:

1) Cuando las diferentes preguntas de evaluación requieren diferentes métodos, o cuando una sola pregunta de la evaluación requiere de más de un método para responder a todos sus componentes.

2) Cuando métodos diferentes se utilizan para responder a los mismos elementos de una sola pregunta, aumenta la confianza en la validez y fiabilidad de los resultados de la evaluación.

3) Cuando los resultados de un método se utilizan para ayudar a diseñar las futuras fases de la evaluación.

Otros beneficios que se pueden obtener mediante el uso de diseños de métodos o estrategias de recolección de datos mixtos son:

1) Facilitan la revelación de resultados inesperados

2) Puede proporcionar una comprensión más profunda de por qué el cambio está o no ocurriendo como estaba previsto

3) Permiten capturar una gama más amplia de perspectivas de lo que podría ser capturado por un solo método.

REFERENCIAS

Bamberger, M. (2012), Introducción a los métodos mixtos de la evaluación de impacto. Notas sobre la Evaluación de Impacto, nº 3. InterAction

Rodríguez Ariza, C. & Monterde, R, (2014) Estrategias cualitativas de evaluación en la Cooperación para el Desarrollo: viejos debates y nuevos retos. Serie CECOD de Documentos de Trabajo del Centro de Estudios de Cooperación al Desarrollo, Número 29

Y ahí va la canción que hace juego, juego mixto: