Cómo captar e intercambiar buenas prácticas para generar cambios VIII (final): Compartir la buena práctica para general el cambio


Seguimos con el proceso de una buena práctica para la FAOProfundizamos en la quinta etapa del proceso de captación y difusión de una buena práctica

Etapa 5: Compartir la buena práctica para general el cambio

Las buenas prácticas se documentan para ser difundidas con amplitud de manera que se puedan adoptar, adaptar y ampliar. Por esa razón es extremadamente importante seleccionar los canales más adecuados para llegar al público destinatario. Sigue leyendo

Cómo captar e intercambiar buenas prácticas para generar cambios III: El proceso de una buena práctica


Seguimos con el proceso de una buena práctica para la FAO:

Generar cambio desde las buenas prácticas

El objetivo final de un proceso de buenas prácticas no es solo (1) publicarlas y compartirlas sino (2) generar cambios por medio de la (a) adopción, (b) adaptación y (c) ampliación de esas buenas prácticas. Por lo tanto, es importante planificar desde el inicio del proceso la manera en que la difusión de una buena práctica podrá ser objeto de seguimiento y evaluación

Para recoger una buena práctica es necesario iniciar el proceso de documentación desde las etapas iniciales, cuando la práctica es todavía una innovación potencial.

El proceso de captación y difusión de una buena práctica:

Sigue leyendo

Evaluación de la complejidad


En el anterior post Comprendiendo la “Evaluación durante el desarrollo” (Developmental Evaluation), introducíamos los conceptos básicos sobre un enfoque de evaluación que ha tratado de integrar la ciencia de la complejidad. Escojo un fragmento de la publicación Estrategias cualitativas de evaluación en la Cooperación para el Desarrollo: viejos debates y nuevos retos, que realicé en 2014 con Rafael Monterde.

La ciencia de la complejidad ha sido utilizada para describir y explicar el comportamiento de los sistemas naturales y biológicos, que se caracterizan por (1) dinámica no lineal y (2) propiedades emergentes sobre la base de diversas poblaciones de individuos que interactúan entre sí y son capaces de experimentar la auto-organización espontánea.

La investigación en la gestión organizacional y la psicología del comportamiento indican que los sistemas humanos también se comportan de una manera compleja. El modelo operativo de la ciencia de la complejidad llama a la complejidad en la acción y da lugar a los Sistemas Adaptativos Complejos (SAC).  Un sistema adaptativo complejo  es un tipo especial de sistema complejo; es complejo en el sentido de que es diverso y conformado por múltiples elementos interconectados; y adaptativo, porque tiene la capacidad de cambiar y aprender de la experiencia.  Lo que distingue a los CAS de los SMA (sistemas multiagentes) puros es su enfoque de propiedades de alto nivel y característica, como autosimilaridad, complejidademergencia, y autoorganización. Un SMA es definido simplemente como un sistema compuesto de múltiples agentes interactuando. En CAS los agentes así como los sistemas son adaptativos, el sistema es autosimilar. Un CAS es una compleja y autosimilar colectividad de interacciones de agentes adaptativos. Los CAS se caracterizan por un alto grado de capacidad adaptativa, lo que les proporciona resiliencia frente a la perturbación. Otras propiedades importantes son la adaptación (homeostasis), comunicación, cooperación, especialización, organización espacial y temporal, y, por supuesto, reproducción.

La teoría de SAC ofrece una forma diferente de pensar acerca de las organizaciones y sistemas, incluyendo cómo debe desarrollarse una política para ellos, cómo deben ser gestionados, cómo la innovación puede propagarse dentro de y cómo deben ser evaluados (Sibthorpe, Glasgow y Longstaff, 2004).

 

Un tema de interés creciente en la evaluación, especialmente la evaluación del desarrollo, es cómo podemos aplicar las ideas y métodos de ciencia de la complejidad en la evaluación. La complejidad tiene aplicaciones importantes (1) en la forma de tratar los programas y las políticas, (2) en la forma en que recopilamos y analizamos los datos y (c) cómo se reporta hallazgos y apoyamos su uso. La palabra complejidad a veces se ha menospreciado como “término moderno que se utiliza para evitar la rendición de cuentas y la planificación”. Pero no todo es complejo: Una intervención  puede tener algunos (a)  elementos simples, algunos (b) aspectos complicados y (c) algunos aspectos complejos, y es más útil identificarlos por separado que clasificar toda una intervención como compleja.

Muchas evaluaciones tienen que lidiar con programas con (1) múltiples componentes, (2) múltiples niveles de implementación, (3) múltiples organismos de ejecución, (4) con múltiples agendas y (5) cadenas causales largas con muchos resultados intermedios o con resultados que sólo pueden lograrse a través de un “paquete de causalidad” que involucra múltiples intervenciones o contextos favorables. En estas situaciones, las evaluaciones deben basarse en un modelo lógico incluya información sobre (a) diferentes componentes esenciales de uso común en la intervención, (b) que funcionan de manera diferente en diferentes contextos, o (c) que sólo funcionan en combinación con otros programas o entornos favorables. Es esencial informar al respecto en términos de “(a) lo que funciona, (b) para quién, (c) en qué contextos”.

Muchas evaluaciones tratan con programas que involucran estrategias emergentes y sensibles y procesos causales que no pueden ser completamente controlados o predecirse con antelación, ya que el programa se desarrolla y cambia con el tiempo. En estas situaciones, las evaluaciones tienen que ser capaces de identificar y documentar los socios, las estrategias y los resultados emergentes, en lugar de sólo prestar atención a los objetivos y metas pre-establecidas. Una evaluación en tiempo real puede ayudar a saber lo que está funcionando y para informar de cara a la adaptación continua y el aprendizaje. Una evaluación efectiva no implica necesariamente la construcción de un modelo detallado de cómo funciona la intervención y el cálculo de la combinación óptima de las actividades de ejecución – porque la combinación de lo que se necesita, lo que es posible y lo que va a ser óptimo, estarán siempre cambiando. Para mayor detalle sobre la particularización de los conceptos de complejidad en el sector de la Ayuda al Desarrollo y la Acción Humanitaria, véase Ramalingam et. al. (2008)

Aunque en el discurso y la retórica las evaluaciones en general dan la apariencia de prestar atención a las consecuencias no deseadas de las intervenciones, la mayoría de los diseños de evaluación dedican todo su presupuesto para la evaluación de la ejecución prevista y el logro de metas. Sigue siendo una excepción el tipo de trabajo de campo abierto a captar efectos no deseados o esperados, reales y dinámicas emergentes. Es útil para identificar los posibles impactos negativos durante el diseño del programa a fin de garantizar y establecer los procesos de seguimiento. Esto a su vez ayuda a la identificación de nuevos impactos negativos que deben ser evaluados. Una vez que se hayan identificado los posibles efectos no deseados o negativos se debe posibilitar desde el diseño la evaluación de los resultados y los impactos no deseados reales a medida que ocurren. Para ello la recolección de datos permanece abierta hacia resultados no deseado e inesperado mediante la inclusión de algunas preguntas abiertas en las entrevistas y cuestionarios, y propiciando la comunicación de los resultados inesperados. Apuntamos algunas opciones:

(1) Entrevistas con informantes clave: pidiendo al personal identificar los posibles impactos negativos, basados en su experiencia, en programas similares. Los críticos del programa pueden ser especialmente útiles.

(2) Teoría programa negativa: la identificación de las formas en que las actividades del programa pueden producir impactos negativos, en lugar de sus impactos previstos.

(3) Evaluación de riesgos: identificación de los impactos negativos potenciales, su probabilidad de ocurrir y cómo podrían evitarse.

(4) Informes de sucesos inusuales

REFERENCIAS

Ramalingam, B., Jones, H., Reba, T., y Young, J. (2008) Exploring the science of complexity: Ideas and implications for development and humanitarian efforts. Overseas Development Institute (ODI).

Rodríguez Ariza, C. & Monterde, R, (2014) Estrategias cualitativas de evaluación en la Cooperación para el Desarrollo: viejos debates y nuevos retos. Serie CECOD de Documentos de Trabajo del Centro de Estudios de Cooperación al Desarrollo, Número 29

Sibthorpe, B., & Glasgow, N., and Longstaff, D. (2004) Complex adaptive systems: A different way of thinking about health care systems. The Australian National University.

Lo sabíamos…o puede que sí o puede que no:

 

Factores de la creación de conocimiento organizacional


Iniciamos la reflexión en torno al modelo y la teoría de la organización que genera conocimiento con los siguientes pasados posts relacionados con Nonaka y Takeuchi: Pioneros en la gestión del conocimiento: Nonaka en 60 segundos,  Teoría de la organización creadora de conocimientoy Los tipos de conocimiento organizacional que podemos gestionar

Nonaka y Takeuchi también analizan el papel de la organización en este proceso: el de proveer el contexto apropiado para facilitar las actividades grupales y la creación y acumulación de conocimiento en el nivel individual. Para ello se requieren cinco condiciones que posibilitan la espiral de conocimiento:

 

 

  • Intención (Visión): (1) es la aspiración que una organización tiene por alcanzar sus metas. Como el compromiso es la base de la actividad creadora de conocimiento del ser humano, (2) la organización debe apoyar este compromiso formulando una intención organizacional y proponiéndola a sus miembros. (3) Esta intención es lo que en teoría del Pensamiento Estratégico se denomina “Visión”. (4) Los esfuerzos por realizar la intención, asumen la forma de una estrategia corporativa acerca de qué tipo de conocimiento debe desarrollarse para alcanzarla.

  • Autonomía (Empoderamiento): (1) es la capacidad que tiene una organización de posibilitar que sus individuos y equipos actúen de forma autónoma (estén facultados o “empoderados”), (2) lo cual fomente las instancias de generación de nuevas ideas y visualización de nuevas oportunidades, (3) motivando así a los participantes de la organización a generar nuevo conocimiento.

 

  • Fluctuación y Caos Creativo (Reflexión en la acción): (1) la organización debe estimular la interacción entre sus integrantes y el ambiente externo, (2) donde los equipos enfrenten las rutinas, los hábitos y las limitaciones autoimpuestas con el objeto de estimular nuevas perspectivas de cómo hacer las cosas. Además, también (3) puede generarse conocimiento cuando se provocan crisis de manera intencional al interior de la organización. (4) Este caos intencional al que se llama “Caos creativo” incrementa la tensión al interior de la organización y hace que sus miembros se concentren en definir problemas y resolver la crisis (crisis controladas).(5) La organización creadora de conocimiento debe institucionalizar esta “reflexión en la acción” para hacer del caos algo verdaderamente creativo.

  • Redundancia (Diferentes puntos de vista): (1)la organización debe permitir niveles de redundancia dentro de su operar. (2) Esto genera que los diferentes puntos de vista establecidos por las personas que conforman los equipos permite compartir y combinar conocimientos de tipo tácito, permitiendo establecer conceptos e ideas más robustas, junto con generar nuevas posibilidades. (3) Para que se genere conocimiento organizacional es indispensable que el concepto generado por un individuo o un grupo se comparta con otros individuos o grupos que quizás no necesiten este concepto de manera inmediata. (4) Una forma de generar redundancia en la organización es a través de una rotación estratégica de personal, especialmente entre áreas muy distintas en cuanto a tecnología o función. (5) Otra manera es mediante la organización de Comunidades de Conocimiento o, con la tecnología moderna, a través de lo que se ha denominado “Portal del conocimiento”.

  • Variedad de requisitos: (1) la diversidad interna de una organización debe ser tan amplia como la variedad y la complejidad del ambiente para poder enfrentarse a los desafíos establecidos por este ambiente que la rodea. (2) La variedad de requisitos puede fomentarse (a) combinado la información de manera distinta, flexible y rápida y (b) distribuyendo por igual la información en todas las secciones de la organización. (3) Para maximizar la variación, todas las personas de la organización deben contar con un acceso rápido a la más amplia gama de la información requerida en un momento dado, pasando por el menor número de pasos posible.

Estos factores presentan (1) la importancia del cambio como parte de la cultura, junto con reforzar la idea de que (12) es la cultura organizacional quien define las posibilidades para que el aprendizaje sea parte del operar diario de sus integrantes.

Enlaces que me gustaron: aprendiendo a aprender


Esta semana ha sido complicada pero no quiero dejar de dar algunas pinceladas, indicando algunos enlaces que me gustaron:

El siempre genial e inspirador Nick Milton, gurú del KM, escribió en su blog/ametralladora sobre gestión del conocimiento -Knoco stories – algunos posts muy interesantes, como:

Gestión del Conocimiento y desempeño (Autor: Knoco)

Gestión del Conocimiento y desempeño (Autor: Knoco/Nick Milton)

-Cuatro razones para intentar la Gestión del Conocimiento (él habla por este orden de Lógica, Emoción, Expectación y Presión entre pares)

-Cómo diseñar una estrategia de Gestión del Conocimiento en 50 palabras o menos

-Un webinar donde explica el pasado, el presente y el futuro de la gestión del conocimiento

-Nos recuerda por qué no deberíamos dejar nuestro conocimiento en ficheros (y hace mención al almacén de tesoros de En busca del Arca Perdida)

El rol de la gestión del conocimiento en la cadena de decisión (Autor: Knoco/Nick Milton)

Duncan Green está haciendo una gira (algo así como unos bolos) para promocionar su último libro: Cómo ocurre el cambio. Es interesante su post sobre lo que dicen algunos popes sobre su libro. Cómo ocurre el cambio Sen, Fukkuyama, Byanyima, Agarwal, Rodrik, Kumar y Robinson

Desde Brain Pickings nos acercan a la vida de la artista Marina Abramovic y nos cuentan la historia de cómo a la pionera de la física Lise Meiner le negaron el premio Nobel a pesar de haber contribuido a descubrir la fisión nuclear

Y en relación con mi post anterior EvalCentral Game Over, Chris Lysy está relanzando  Evalcentral desde la Plataforma Medium: habrá que acercarse i

Todo pasa y todo queda pero lo nuestro es pasar (*)


Cuando llega el verano, incluso aunque no lleguen las vacaciones, o lleguen tarde, o lleguen a medias, uno para un poco el ritmo y trata de tomar perspectiva. El ritmo biológico a veces pasa página con el ritmo escolar, que por esta parte del mundo empieza en el otoño y no con el comienzo del año, como en otras partes del mundo. Cuando era pequeño, o más pequeño, el paso del verano significaba un cambio, el paso a algo nuevo, especialmente significativo, con cambios como primaria, secundaria, la universidad…Pero uno se va haciendo mayor y pierde perspectiva y cae en la tentación de que las cosas no cambian tanto. Pero los hijos sí que cambian, de hora en hora…son nuestros relojes vitales.

“Algo debe cambiar para que todo siga igual y nada cambie” es la expresión central del “gatopardismo”. Éste era el leitmotiv de un blog que mantuve un tiempo y gracias al cual conocí a muy buena gente (entre 2007 y 2012). Con algunas de aquellas personas sigo manteniendo contacto. Áquel fue el que me inició en este mundillo de los blogs y gracias al que he escrito otros hasta llegar a éste, menos personal y más profesional. Estas semanas he encontrado interesantes posts referidos a las bondades de los blogs, algunas de las cuales yo ya cité en un post anterior. En esa dirección esta misma semana Duncan Green reflexiona en su post sobre por qué es interesante ser un blogger en el sector del desarrollo. Como curiosidad para mejorar en eficacia y eficiencia bloggera aconsejo echarle un ojo a los posts de Chris Lysy sobre errores comunes de los bloggeros y sobre diferentes estilos de los bloggeros, en su mayoría referidos al sector de la evaluación.

Pero volvamos al “Algo debe cambiar para que todo siga igual y nada cambie”. Aunque esta expresión tiene una interpretación negativa, también podría ser positiva, como yo escribía en la nota principal sobre mi antiguo blog: “En un mundo en cambio continuo nos afanamos en encontrar nuestro centro de gravedad permanente. Pero nada es permanente (nunca lo fue y hoy menos). Describir el cambio es contar nuestra adaptación a las buenas y malas realidades personales y globales. Frente a la homogeneidad hacia la que nos lleva ese cambio (el consumismo, la superficialidad, la competitividad despiadada); hay realidades que desde lo personal a lo colectivo merece la pena arriesgarse a cambiar, como los procesos de injusticia económica, social y medioambiental. Y otras realidades no han de cambiar, han de continuar y enriquecerse mutuamente, como la diversidad personal, ideológica, cultural, social y medioambiental. Para ello es necesario (no suficiente claro está) un proceso en red (como este blog), de participación, de ideas, de intercambios, de abajo a arriba, de lo local a lo global

Y perdonad que solo en el cuarto párrafo entre al asunto: La expresión de moda (buzzword) “teoría del cambio” está ahora en la cresta de la ola de los mantras de la gestión de la cooperación internacional. Para mí la teoría del cambio, es algo así como el relato, cuento o historia como cada cual ve la realidad desde su lado, teniendo en cuenta todos los elementos escénicos, desde el contexto o los recursos, hasta el motivo o la forma cómo se hacen las cosas. Y es que poco a poco la ya famosa “teoría del cambio” (ToC), está situándose en posiciones privilegiadas. Estas últimas semanas seguimos encontrando referencias: Enrique Mendizábal, que en 2011 ya había compartido una interesante síntesis sobre la discusión sobre la ToC, nos indicaba que antes que contar la teoría del cambio deberíamos comprender cómo el cabio ocurre. Y cerrando el círculo, incluso Duncan Green ha reflexionado hace unas semanas sobre lo que es una teoría del cambio y cómo la utilizamos.

Tenemos mantra de la Teoría del Cambio para rato. Como tantos otros mantras, esta nueva estrella del video intentará matar a la estrella de la radio, que después de tantos años sigue siendo nuestro colega “el marco lógico” (EML), tan denostado de un tiempo a esta parte, pero sin el que parece que no podemos vivir.

El EML es una forma entre muchas de expresar una Teoría del cambio, pero me como el sombrero si dentro de poco algún donante visionario no empieza a exigirlo como una novedad revolucionaria…y entonces empezará su fin. El problema del EML y tantos otros intentos fallidos no está en sí mismo como técnica, sino en cómo y para qué se utilizan…cualquiera de estas herramientas que simplemente “ayudan a pensar”, pierden sentido si solo sirven para pedir financiación o para rendir cuentas en un sentido estrecho y miope…

Y voy terminando…Yo pensaba que no, pero esto de la evaluación es muy parecido al mundo de la farándula. Y es que casi todo en la vida es así. Y como la gente de la farándula uno sale a hacer sus bolos. Pues bien, estas últimas semanas mi blog ha sido una foto fija, nada ha cambiado. La razón: he estado viajando debido al arte y oficio de la evaluación. He visitado varios países de África, Angola, Burundi, Senegal y Gambia y uno de América Latina, Perú, y no he tenido tiempo para otras facetas artísticas. “He visto cosas que no creeríais”, decía Roy Batty el replicante en Blade Runner. Bueno pues yo no me meto en lo que crea la gente, pero he visto cosas que yo no creía que vería:

1. Ahí fuera hay gente magnífica….los primeros son los últimos. Los proyectos tratan de comprender los sistemas que quieren contribuir a cambiar (Lewin dixit)…Nada como viajar para comprenderse mejor, para tomar perspectiva, para desoxidarse de tanta burocracia como suele haber en los países de origen de los donantes, tan cerca de Mordor. Y también estoy pensando en coordinadores y oficiales de terreno que, a veces sin recursos, se empeñan en hacer sus tareas de la mejor forma posible.

2. Estos años de vino y rosas de la cooperación española hemos creado maravillas y…auténticos monstruos. En mi último lugar de destino, encontré varios jefes de programa de bello título (el programa) pero desesperados porque no sabían cómo o dónde gastarse el dinero (varios millones de euros)…y otros programas que sí lo sabían pero cuyo título era cuestionado…en fin hubo un secretario de estado en mi juventud que dijo aquello de que “la pobreza es una cuestión de estadística”, mis vivencias en el lado oscuro burocrático también añadiría aquello de que para otros  “la pobreza es una cuestión de titulares”…a veces de un solo día o de una hora, o de unos minutos…Andy Warhol y sus diez minutos de gloria…buscamos la gloria, o la fama, pero la fama cuesta…a veces se consigue con esfuerzo…y otras no (se consigue o se consigue sin esfuerzo…sobre todo en países sin sistemas meritocráticos).

3. Pocas veces algo es como parece, no demos las cosas por hechas. Los prejuicios, las ideas preconcebidas, no son buenos compañeros. He tenido gratas sorpresas con evaluaciones que me parecían arduas y al contrario, otras que parecían espléndidas se han complicado.

(*)”Cantares” de Antonio Machado, cantado por Joan Manuel Serrat…