Cuando un objetivo es una prioridad


Todo en la vida (personal e institucional) es cuestión de prioridades. En el momento álgido del Apolo, la NASA llegó a contar (1966) con el 4,4% del presupuesto federal de EE UU. El coste de la Luna fue altísimo. Y una vez logrado el objetivo, la apabullante demostración de poderío tecnológico, el esfuerzo de desinfló. En 1973 el presupuesto de la NASA había descendido ya al 1,3% del federal y siguió bajando. En 2015, con 18.000 millones de dólares, la agencia espacial estadounidense cuenta con aproximadamente el 0,5% del presupuesto federal, y los ambiciosos planes de enviar astronautas a Marte o a un asteroide, sin olvidar la Luna, siguen esperando una financiación que los haga realistas.

El aterrizaje en la luna es un ejemplo de impacto colectivo. Fue (1) una prioridad con un liderazgo claro, con (2) una planificación conjunta sofisticada (que por cierto también implicó la potenciación de la cultura de evaluación). Y qué más (3) incentivo que la rendición de cuentas hacia millones de personas siguiendo el aterrizaje por sus pantallas.

Lo mismo se podría aplicar a (1) objetivos como la reducción de la pobreza, una cuestión de prioridad (planificación conjunta consistente y de rendición de cuentas), y a (2) procesos como el aprendizaje y la gestión del conocimiento. Cuestión de atención y prioridad.

Sigue leyendo

Recomendaciones para Naciones Unidas en Gestión del conocimiento


Empezamos con Gestión de los conocimientos en el sistema de las Naciones Unidas: un proceso en marcha  y en El impacto de la (no) gestión del conocimiento (en Naciones Unidas) nos referimos a una valoracion de la Gestión de los conocimientos en el sistema de las Naciones Unidas de la Dependencia Común de Inspección de NNUU (2016). Terminamos este ciclo con las recomendaciones y medidas (a ser ejecutadas antes de 2018) que el texto recomienda:

Medidas que deben adoptarse:

Las recomendaciones siguen la estructura del marco de preparación y están orientadas a mejorar el rol de la gestión de los conocimientos en pro de la Agenda 2030. En vista de su objetivo global, las recomendaciones pueden agruparse de la  siguiente manera:

  • Medidas para colmar las brechas en la gestión de los conocimientos en todo el sistema sobre la base de las prácticas existentes (recomendaciones 1 y 2);
  • Valorización de los recursos humanos y los conocimientos adquiridos por el personal en sus organizaciones (recomendaciones 3 y 4);
  • Promoción de iniciativas comunes para todo el sistema en general, y específicamente en el contexto de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible (recomendaciones 5, 6 y 7).
  • La recomendación 7 está dirigida a la Asamblea General, las recomendaciones 2 y 5 se dirigen al Secretario General, en su calidad de jefe de la Secretaría de las Naciones Unidas, y las recomendaciones 1, 3, 4 y 6 van dirigidas a los jefes ejecutivos de las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas.

Sigue leyendo

El impacto de la (no) gestión del conocimiento (en Naciones Unidas)


En Gestión de los conocimientos en el sistema de las Naciones Unidas: un proceso en marcha  nos referimos al Texto de una valoracion de la Gestión de los conocimientos en el sistema de las Naciones Unidas de la Dependencia Común de Inspección de NNUU (2016):      

El documento hace referencia a medir el impacto de la gestión de los conocimientos A diferencia de otras políticas que pueden justificarse en términos de economías monetarias explícitas y cuantificables, el valor añadido de la gestión de los conocimientos es más difícil de medir. Cuantificar los efectos de la gestión de los conocimientos constituye un importante reto en la formulación y aplicación de las estrategias y políticas pertinentes. Las ventajas de la gestión de los conocimientos son de amplio alcance y difíciles de medir. Con ella, se evita el derroche de dinero, tiempo y recursos humanos, y es imposible medir aquello que se evita. Es difícil cuantificar el tiempo o el costo invertido en encontrar la información adecuada, en reproducir los conocimientos que ya existen, en utilizar información caduca en lugar de actualizada o en invertir en tecnología sin evaluar su potencial para aumentar la disponibilidad y accesibilidad de los conocimientos. Es fácil detectar el exceso de gastos, pero el costo del tiempo casi siempre se pasa por alto. Las ventajas de la gestión de los conocimientos no se obtienen de forma directa o inmediata. La prevención de errores y las economías que a menudo se consiguen con un mejor uso y reutilización de los conocimientos existentes son prácticamente invisibles en términos contables. Sigue leyendo

Gestión de los conocimientos en el sistema de las Naciones Unidas: un proceso en marcha


Texto de una valoracion de la Gestión de los conocimientos en el
sistema de las Naciones Unidas de la Dependencia Común de Inspección de NNUU (2016):

Como recurso estratégico, los conocimientos requieren una evaluación constante de su uso mediante una gestión efectiva y productiva a fin de garantizar que son los óptimos. La gestión de los conocimientos sigue siendo un reto para las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas que procuran desarrollar, organizar, compartir e integrar los conocimientos de manera sistemática y eficiente a fin de lograr sus objetivos transversales.

Sigue leyendo

Gestionar la ignorancia y reconocer nuestra propia incompetencia


Se han realizado varios intentos para explorar el valor de gestionar la ignorancia de la organización para prevenir fallas dentro de los contextos de transferencia de conocimiento. La necesidad de reconocer el papel y la importancia del poder en la gestión de la ignorancia se ha introducido para mejorar aún más estos esfuerzos. Además, un creciente cuerpo de investigaciones de psicología muestra que a las personas les resulta intrínsecamente difícil tener una idea de lo que no sabemos y argumenta que la incompetencia priva a las personas de la capacidad de reconocer nuestrea propia incompetencia (el efecto Dunning-Kruger). Finalmente, el punto de vista de desarrollar nuestra comprensión de la ignorancia organizacional puede producir beneficios impresionantes, si se incorpora con éxito dentro de la estrategia GC de una organización. Sigue leyendo

La gestión de la ignorancia


La gestión de la ignorancia es una práctica de gestión del conocimiento que aborda el concepto de ignorancia en las organizaciones.

John Israilidis, Russell Lock y Louise Cooke de la Universidad de Loughborough han descrito la gestión de la ignorancia como:

“[…] un proceso de descubrimiento, exploración, realización, reconocimiento y gestión de la ignorancia dentro y fuera de la organización a través de un proceso de gestión adecuado para satisfacer las demandas actuales y futuras, diseñar mejores políticas y modificar acciones para lograr los objetivos organizacionales y sostener ventaja competitiva “. Sigue leyendo

Decisiones para aplicar la Gestión del Conocimiento en una organización


Aplicar la Gestión del Conocimiento en una organización no sucede accidentalmente. Sucede, como indica Nick Milton, por una decisión deliberada. O más bien, sucede por una serie de decisiones:

Muy pocos directivos de organización se despertarán una mañana y anunciarán que la organización ahora adoptará la Gestión del Conocimiento. En cambio, como cualquier otro cambio, la implementación es una serie de investigaciones y decisiones, y cada decisión se basa en la evidencia necesaria. La cadena de decisiones es la siguiente.

1. La decisión de investigar si la Gestión del conocimiento sería algo con valor añadido y que valga la pena seguir para su organización.

2. La decisión de que la organización necesita mejorar la Gestión del Conocimiento y proceder a averiguar cuánta inversión se requiere. Sigue leyendo