Evaluación y Psicología social: una introducción


Crédito: en este enlace

El comportamiento de las personas está determinado por (1) el establecimiento o fijación de metas, (2) la motivación que sienten asociada con el logro de esas metas, (3) su/la evaluación de los esfuerzos hacia las metas y (4) la satisfacción o insatisfacción resultante y (5) su percepción de las recompensas sociales asociadas con los logros .  El comportamiento humano tiene tres determinantes principales: (a) personal, (b) interpersonal y (c) ambiental. Y tres limitaciones principales: (a) tiempo, (b) recursos y (c) movilidad. Por lo tanto, si queremos persuadir a la gente hacia la modificación de su comportamiento, entonces tenemos que tener en cuenta los elementos clave de la psicología social. Una  referencia de la intersección entre psicología social y evaluación la encontramos en la publicación: “Psicología Social y Evaluación” de Donaldson, Campbell, B., & Mark, MM (2011). El cambio de comportamiento no  es fácil, pero es posible sobre todo alentando la motivación para pensar y compartir información. Como evaluadores, encontraremos dificultades y conflictos, pero  si hay voluntad hay un camino hacia el cambio. Sigue leyendo