Algo debe cambiar para que nada cambie (demasiado rápido)


“Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”.

“¿Y ahora qué sucederá? ¡Bah! Tratativas pespunteadas de tiroteos inocuos, y, después, todo será igual pese a que todo habrá cambiado”. “…una de esas batallas que se libran para que todo siga como está”. (El Gatopardo Giuseppe Tomasi di Lampedusa (1896-1957).

Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie. Esta frase del El Gatopardo simboliza la capacidad de los sicilianos para adaptarse a lo largo de la historia a los distintos gobernantes de la isla, pero también la intención de la aristocracia de aceptar la revolución unificadora para poder conservar su influencia y poder. El “gatopardismo” es en ciencias políticas el “cambiar todo para que nada cambie“.

Interesante post con tinte gatopardiano: ¿Qué es lo que realmente detiene el cambio del negocio de la ayuda hacia la programación adaptativa? (en el blog de Duncan Green el 23 de marzo de 2018), de Jake Allen, Jefe de Gobernabilidad para África Subsahariana en el British Council que abre con esta sentencia: “Por cada problema complejo, hay una respuesta que es clara, simple e incorrecta”. Sigue leyendo