Conductores de la colaboración


Mark Holmgren nos propone 11 «Conductores de colaboración» y nos indica que antes de organizar a los miembros para la colaboración, se debe pensar colectivamente con una mente prospectiva sobre lo que se requiere para preparar el escenario para el éxito de la colaboración. De manera realista, esto implicará tiempo y más que una conversación. La negociación también es parte del proceso. Sin embargo, a diferencia de muchas negociaciones, la negociación que se lleva a cabo para enmarcar la colaboración debe centrarse (1) en los resultados beneficiosos para todos y (2) en la participación equitativa, (3) en la responsabilidad de inyectar los recursos necesarios en las acciones de colaboración.

«Conductor» se define como (1) «algo que crea y alimenta la actividad, o da fuerza o potencia». Esta definición también abarca la noción de (2) un «principio», «una regla o norma, especialmente de buen comportamiento «.

Conductor n.º 1: el propósito y los resultados deseados de la colaboración deben ser claros e identificados por un grupo más grande que la colaboración formal en sí.

Conductor n. ° 2: aunque implícito en el anterior, las colaboraciones efectivas requieren que los recursos sean efectivos. Sigue leyendo