Hannah Arendt y el poder de hacer las buenas preguntas

Hoy traigo un post que está en la intersección y por eso puede estar en mis dos espacios: Hannah Arendt y el poder de hacer las buenas preguntas.

Arendt en The Life of the Mind, habla del poder de hacer buenas preguntas y la idea de que perderse es la forma en que encontramos sentido: Al plantear esas preguntas tan relevantes, pero sin aparente respuesta, las personas se conforman como seres que cuestionan. Detrás de todas las preguntas para las que los hombres encuentran respuestas, se esconden las preguntas sin respuesta que parecen totalmente ociosas y siempre han sido denunciadas como tales. Es más que probable que las personas, si alguna vez perdieran el apetito por el significado que llamamos pensamiento y dejaran de hacer preguntas sin respuesta, perderían (1) no solo la capacidad de producir esos artefactos del pensamiento que llamamos obras de arte, (2) sino también la capacidad para formular todas las preguntas sobre las que se basa cada civilización … Si bien nuestra sed de conocimiento puede ser insaciable debido a la inmensidad de lo desconocido, la actividad en sí misma deja atrás un creciente tesoro de conocimiento que cada civilización conserva y guarda como parte integrante de su mundo. La pérdida de esta acumulación y de la experiencia técnica requerida para conservarla e incrementarla inevitablemente supone el fin de ese mundo concreto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.