Behavioral Insights


Hoy traigo este nuevo “palabro” que viene pegando fuerte, quizás para quedarse: Behavioral Insights (BI), término del que todavía no tengo clara la traducción al castellano, pero podría ser algo como “análisis del comportamiento” o “pecepciones del comportamiento”. BI se basa en la ya descrita “Teoría del Empujón” y es un enfoque inductivo para la formulación de políticas que combina las percepciones de la psicología, la ciencia cognitiva y la ciencia social con resultados probados empíricamente para descubrir cómo los humanos realmente toman decisiones.

1. BI alientan a las personas a tomar mejores decisiones para sí mismas y para la sociedad.

2. BI son lecciones derivadas de las ciencias sociales y del comportamiento, que incluyen la toma de decisiones, la psicología, la ciencia cognitiva, la neurociencia, el comportamiento organizacional y grupal. Los organismos públicos de todo el mundo utilizan cada vez más BI para diseñar e implementar mejores políticas públicas basadas en la evidencia del comportamiento real y los prejuicios de ciudadanos y empresas. Este conjunto de herramientas proporciona a los profesionales y responsables políticos un proceso paso a paso para analizar un problema político, desarrollar estrategias y desarrollar intervenciones informadas sobre el comportamiento. Sigue leyendo

La (buena) facilitación no es tan fácil


Fuente: https://www.designthinkingurjc.com/design-thinking/claves-de-un-proceso-de-facilitacion/

Fuente: https://www.designthinkingurjc.com/design-thinking/claves-de-un-proceso-de-facilitacion/

En torno a nuestra temática sobre “Facilitación“, Valerie Patrick nos recuerda algunos “Conceptos erróneos sobre la facilitación“, refiriéndose a cómo The Institute of Cultural Affairs (Instituto de Asuntos Culturales) de Bélgica identificó cinco errores conceptuales comunes sobre la facilitación:

  1. Facilitación es otro nombre para capacitación. En capacitación, la información fluye primariamente del instructor hacia los participantes, mientras en facilitación, la información fluye primariamente de los participantes entre ellos y con el facilitador.
  2. La facilitación es fácil. Como cualquier otra competencia profesional, la facilitación requiere aprendizaje intencional y tiempo para entender, practicar, y dominarla.
  3. La facilitación es inundarse con un torbellino de ideas. Si bien la generación de ideas es a menudo un componente necesario en una sesión facilitada, la facilitación se centra en entregar los resultados necesarios para que un grupo actúe de manera informada.
  4. La facilitación es una nueva palabra de moda. La facilitación comenzó en Francia en el siglo XIX con un evento llamado charrette para trabajo grupal centrado en diseño y luego se hizo popular en 1994 con la formación de la Asociación Internacional de Facilitadores.
  5. Facilitación son trucos y artilugios. Las técnicas de la facilitación profesional están basadas en la ciencia; por ejemplo,  Creative Approaches to Problem Solving (Enfoques creativos para la solución de problemas), de Isaksen, Dorval, y Treffinger, 2000.

Sigue leyendo

Facilitación por medio de “Estructuras Liberadoras”


Hay cinco “microestructuras” convencionales principales que usamos de manera predeterminada en nuestras organizaciones y grupos:

  1. Presentaciones
  2. Debates moderados
  3. Informes de estado
  4. Discusiones abiertas
  5. Lluvia de ideas

El problema con estas “microestructuras” es que son demasiado restrictivas (en el caso de presentaciones, debates moderados e informes de estado) o demasiado flojos (en el caso de discusiones abiertas y tormentas de ideas).

Estructuras liberadoras-EL (Liberating Structures) es una selección de 33 “estructuras” alternativas para facilitar reuniones y conversaciones, que aparece en un libro coordinado por Henri Lipmanowicz y Keith McCandless. Sigue leyendo

Nuestros niveles de facilitación durante la evaluación


Retomamos la referencia a facilitación y evaluación, recordando la importancia de nuestras competencias en facilitación durante los procesos evaluativos. Catsambas indica que en la facilitación se pueden apreciar 3 niveles de sofisticación:

Nivel 1. facilitación básica

Hay una clara relación entre las competencias en evaluación y facilitación. Así como los facilitadores, los evaluadores deben mantener relaciones constructivas con los implicados, gestionar el nivel de implicación, mantener un entorno participativo y alcanzar resultados.

Las competencias en facilitación de la IAF (International Association of Facilitators) son: (1) Crear relaciones colaborativas con el cliente, (2) Planificar procesos de grupo apropiados, (3) Crear y sostener un entorno participativo, (4) Guiar al grupo hacia resultados útiles apropiados, (5) Construir y mantener conocimiento profesional, modelo de actitud profesional positiva. La relación con las competencias de los evaluadores son casi inmediatas y están desarrolladas en el artículo abajo reseñado de Catsambas.

Más allá de las competencias básicas, los facilitadores -como los evaluadores- añaden nuevo conocimiento y capacidades a través de métodos como: Open space (desconferencia o conferencia de espacio abierto), Future search, art of convening, appreciative inquiry, world caféSigue leyendo

Cuando un objetivo es una prioridad


Todo en la vida (personal e institucional) es cuestión de prioridades. En el momento álgido del Apolo, la NASA llegó a contar (1966) con el 4,4% del presupuesto federal de EE UU. El coste de la Luna fue altísimo. Y una vez logrado el objetivo, la apabullante demostración de poderío tecnológico, el esfuerzo de desinfló. En 1973 el presupuesto de la NASA había descendido ya al 1,3% del federal y siguió bajando. En 2015, con 18.000 millones de dólares, la agencia espacial estadounidense cuenta con aproximadamente el 0,5% del presupuesto federal, y los ambiciosos planes de enviar astronautas a Marte o a un asteroide, sin olvidar la Luna, siguen esperando una financiación que los haga realistas.

El aterrizaje en la luna es un ejemplo de impacto colectivo. Fue (1) una prioridad con un liderazgo claro, con (2) una planificación conjunta sofisticada (que por cierto también implicó la potenciación de la cultura de evaluación). Y qué más (3) incentivo que la rendición de cuentas hacia millones de personas siguiendo el aterrizaje por sus pantallas.

Lo mismo se podría aplicar a (1) objetivos como la reducción de la pobreza, una cuestión de prioridad (planificación conjunta consistente y de rendición de cuentas), y a (2) procesos como el aprendizaje y la gestión del conocimiento. Cuestión de atención y prioridad.

Sigue leyendo

Cerrando un taller o capacitación


En Concluyendo un taller o una capacitación, nos indican que terminar y concluir un taller o  capacitación puede no ser sencillo. Después de un día o más de aprendizaje, preguntas y discusiones, es difícil resumir las cosas en solo unos minutos, mientras al mismo tiempo terminar de forma impactante y con emoción. Para facilitar esto, nos indican algunas formas de asegurarse de que concluyamos los talleres de manera efectiva: Sigue leyendo

Evaluación y Facilitación


A veces no nos damos cuenta de la importancia de ciertas profesiones o campos de experticia hasta que no nos vemos en la necesidad nosotros mismos de confrontar los retos de esos campos. Y cuando acudimos a un verdadero experto nos damos cuenta de que la vida se nos hace más fácil de repente. Por supuesto podemos hablar de todos los oficios: la fontanería, la carpintería, …y la evaluación. Pero hoy voy a hablar de un oficio del que, aunque había oído hablar, hasta hace unos meses pensaba que cualquier persona podía hacerlo: la facilitación. Y quizás esa es la diferencia que marca un oficio: No todos hacemos, debemos o sabemos hacer de todo. Y ese es el reto en el desarrollo de los países, encontrar a las personas apropiadas para las necesidades apropiadas…la realidad, en la mayoría de los casos, es que no es así, personas con mucha responsabilidad no tienen o la aptitud o la actitud, o ambas, para desarrollar su oficio. Sigue leyendo