De retóricos mantras en el desarrollo y la cooperación: la participación (Parte II)

Ya indicamos en el post anterior De retóricos mantras en el desarrollo y la cooperación: la participación, que la participación es un concepto de múltiples acepciones por ello cuando se hable técnicamente de participación se debería comenzar  presentando cuál es nuestro concepto de participación.

A continuación vamos a describir algunos contextos singulares en los que, a pesar de que se habla de “participación”, realmente hay ausencia de participación o participación mal entendida en la identificación, seguimiento y evaluación. Como se ha visto, la participación puede llevar a compartir conocimiento y a negociar las relaciones de poder, al activismo político o al fortalecimiento de movimientos sociales, pero también puede aumentar las injusticias y opresiones si no se consideran algunos aspectos críticos.

La participación es un concepto íntima y esencialmente asociado al concepto de poder, de capacidad real de decisión o de codecisión. Las articulaciones del poder son a veces poco visibles desde el exterior, y están inmersas en las prácticas culturales y organizacionales. Los conceptos de participación, poder y empoderamiento, a veces, simplifican en exceso. Hay que evitar crear simplificaciones o expectativas demasiado ingenuas: (1) sobre las motivaciones y comportamientos en los procesos participativos, (2) sobre las complejas relaciones de poder, (3) sobre la relación entre y al interior de donantes y beneficiarios de la cooperación, (4) sobre la construcción del conocimiento y de las normas sociales.

Para analizar las dinámicas de participación es interesante utilizar enfoques que analicen la dinámica del poder. Gaventa (2005), investigador del IDS, explica en su “Cubo del Poder”  cómo se ejerce el poder, cómo diferentes intereses pueden ser apartados de la toma de decisiones y qué estrategias se necesitan para aumentar la inclusión. Se describe así que el poder es ejercido a través de tres dimensiones del poder: (1) Espacios: cuáles son y cómo se crean las diferentes arenas en las que tiene lugar la toma de decisiones (espacios cerrados, invitación a espacios o espacios exigidos) (2) Rostros: grado de visibilidad del poder (visible, oculto o invisible); (3) Niveles: Local, nacional o global. A su vez este concepto ha sido recogido en otros estudios como Guijt & Seeboldt, (2009), en O´Neil, Foresti & Hudson (2007) y en Lutrell et al (2007) e incluso en alguna evaluación (DANIDA, 2009).

El cubo del poder en relación a la participación

Chambers (1997) es uno de los autores que resalta que el concepto de poder se simplifica en exceso. Cuestiones como “¿De quién es la realidad que cuenta?” subrayan la existencia de diferentes y a veces contrastadas versiones de la realidad, lo que significa ir más allá del estrecho conocimiento epistemológico, para ir  hacia una reflexión acerca de las situaciones en las que la participación es o no necesaria, o incluso es tiránica. La epistemología (1) es también llamada teoría del conocimiento, (2) es una rama de la filosofía cuyo objeto de estudio es el conocimiento científico, es decir, (3) es la doctrina de los fundamentos y métodos del conocimiento científico y (4) se ocupa de problemas tales como las circunstancias históricas, psicológicas y sociológicas que llevan a la obtención del conocimiento, y los criterios por los cuales se lo justifica o invalida.

Por otro lado otros autores se han centrado en lo que se denomina “voz”, que se refiere a la capacidad para expresar puntos de vista e intereses y a ejercitar esa capacidad. La voz en el contexto del desarrollo se refiere no sólo a gente pobre (“poor”) sino también a gente sin poder (“powerless”), o sin la capacidad para expresar su visión y sus intereses en un esfuerzo para influir en las prioridades de los procesos de toma de decisiones. En la mayoría de los contextos la falta de voz implica falta de rendición de cuentas (O´Neil, Foresti y Hudson, 2007: v).

Por otro lado el lenguaje de la participación como “supuesto” empoderamiento puede enmascarar realmente una mera preocupación en la eficiencia de recursos, o una asociación entre retórica y práctica en la participación, además de un énfasis en el nivel local de intervención para ocultar la no participación a nivel más global o político.

Para finalizar algunos críticos de la “participación mal entendida” la consideran como una forma política de control y de dar importancia al nivel personal sobre el nivel político, de obscurecer las diferencias en el poder local a través de la sublimación acrítica de “la comunidad”. En este sentido, la participación (mal entendida o aplicada) sería un “elemento más que contribuye a la despolitización del desarrollo”, al utilizar un lenguaje de emancipación para hacernos creer que se incluyen a las poblaciones marginales en un débil discurso o proyecto de modernización. Ferguson (1994) llega a decir que “si la cooperación al desarrollo es una maquinaria de anti-política, la participación engrasa sus ruedas”.

Aunque no es cierto que las prácticas participativas necesariamente representen la despolitización del desarrollo, al menos hay que asumir que (1) la participación puede ser una forma más de control, y que (2) sus consecuencias –si se aplica de forma efectiva– no son previsibles y sus elementos no pueden ser predeterminados por completo. El “desarrollo participativo” puede abrir nuevos espacios para la acción política, sin embargo, hablar de la participación como liberación individual o fin de la “sujeción al sistema” es una sobre simplificación de los efectos del “poder de la participación”. Sin embargo, para re-politizar la participación, el empoderamiento ha de ser redefinido como un proceso coherente (de arriba abajo y de abajo arriba), abierto y flexible, de construcción de proyectos políticos en una gran variedad de marcos y escalas temporales y espaciales (o como indica Gaventa (2005) espacios, rostros y niveles de poder).

Para terminar hay que señalar que si se apuesta por la participación como proceso de desarrollo (1) se ha de contar con los recursos necesarios y (2) se tiene que estar abierto al diálogo, pero también preparado para el conflicto y su resolución dialogada o incluso para la pérdida de poder. Hay que ser conscientes que la “participación” es fuente de riqueza, pero también fuente de posibles conflictos.

REFERENCIAS

Chambers, R. 1997, Whose reality counts?. Putting the first last. ITDG Publishing, London.

Ferguson, J. 1994, The antipolitics machine: “development, depolitization and bureaucratic power in Leshoto” University of Minesota Press, Mineapolis.

Danida. 2009.Thematic Evaluation of support by Danish NGO´s to civil society in Ghana and Ethiopia. Evaluation Department, Ministry of Foreign Affairs/Danida, Denmark. Copenague.

Gaventa, J. 2005, Reflections of the Uses of the ‘Power Cube’ Approach for Analyzing the Spaces, Places and Dynamics of Civil Society Participation and Engagement’ CFP Evaluation Series No 4.

Guijt, I. & Seeboldt, S. 2009, “The power of understanding power” Capacity.org.

Lutrell, C., Bird, K., Byrne, S., Carter, J., & Chakravarti, D. 2007, “The Power Cube Explained”. The platform on livelihoods, equity and empowerment, Poverty-wellbeing.net.

O’Neill, T., Foresti, M. & Hudson, A., 2007, ‘Evaluation of Citizens’ Voice and Accountability: Review of the Literature and Donor Approaches’

Rodríguez-Ariza, C. (2010) “La gestión de la información en organizaciones de desarrollo (vol.II) El caso de los departamentos de las administraciones públicas españolas que trabajan a través de las ONGD. Un reto y un compromiso asociado a la agenda de calidad de la ayuda”. Nº 11 / 2010

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s