Algunas recomendaciones para la función de evaluación en el sistema de Naciones Unidas


Como indicábamos en el post anterior “Algunos retos de la función de evaluación en el sistema de Naciones Unidas“, el informe “ANÁLISIS DE LA FUNCIÓN DE EVALUACIÓN EN EL SISTEMA DE LAS NACIONES UNIDAS (2014)”  contiene los resultados de un estudio de la “UN Joint Inspection Unit (JIU)”  sobre la evolución, el desarrollo y el avance de la función de evaluación en el sistema de las Naciones Unidas. El estudio abordó las siguientes preguntas: ¿Ha habido avances en el crecimiento y desarrollo de la función de evaluación en el sistema de las Naciones Unidas? ¿Cuál es el nivel de desarrollo de la función de evaluación? ¿Cuál es su capacidad para apoyar a las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas y su respuesta a demandas, cambios y desafíos? ¿Cómo ha añadido valor? ¿Qué enfoques alternativos existen para una función de evaluación eficaz que sirva al sistema de las Naciones Unidas en el contexto actual?

El siguiente es un resumen de las principales recomendaciones abordadas en el informe:

Recomendación 1 Mejora de la función

Los jefes ejecutivos de las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas cuya función de evaluación central está coubicada e integrada con otras funciones de supervisión, o integrada con las funciones de gestión ejecutiva, deben mejorar la función y velar por su calidad, integridad, visibilidad y valor añadido.

Recomendación 2 Aprendizaje y Rendición de cuentas

Los jefes ejecutivos de las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas deben adoptar un enfoque equilibrado al abordar el propósito de la evaluación, tomando en consideración la rendición de cuentas, así como el desarrollo de una cultura del aprendizaje que incluya sistemas apropiados de incentivos a la innovación, la asunción de riesgos y al empleo de perspectivas multidisciplinares. Sigue leyendo

Políticas y plataformas de apoyo al aprendizaje en Naciones Unidas


Continuando con el informe de la “Joint Inspection Unit” de Naciones Unidas: “Políticas y plataformas de apoyo al aprendizaje: hacia una mayor coherencia, coordinación y convergencia“, al que nos referimos en nuestro anterior post El aprendizaje como fuerza transformadora que puede romper los silos, aquí sus principales hallazgos y conclusiones:

1.El acuerdo de que el aprendizaje es estratégico no siempre se sustenta en hechos

2. La creación de una nueva cultura de aprendizaje debe ser más programática Sigue leyendo

El aprendizaje como fuerza transformadora que puede romper los silos


Acaba de publicarse el nforme de la “Joint Inspection Unit” de Naciones Unidas: “Políticas y plataformas de apoyo al aprendizaje: hacia una mayor coherencia, coordinación y convergencia“, coordinador por Petru Dumitriu:

Dado que el principal activo del sistema de las Naciones Unidas es su personal, el aprendizaje es una herramienta esencial para mejorar la calidad y la eficiencia. Mediante el aprendizaje, el personal puede desarrollar nuevos conocimientos y habilidades, adquirir nuevas competencias y mejorar comportamientos y actitudes. El aprendizaje no es opcional; es condición sine qua non para que las organizaciones y su personal se adapten a un entorno altamente competitivo y dinámico.
Además, el sistema de Naciones Unidas no puede escapar a la transición hacia el futuro del trabajo, lo que implica agilidad para las organizaciones y aprendizaje continuo para las personas. Según estudios recientes, más de la mitad de todos los empleados en el mundo requerirán un desarrollo de capacidades significativo y una mejora de sus habilidades en solo los próximos tres años. Tal transformación solo se puede lograr mediante un mayor aprendizaje. Sigue leyendo