A veces nos pasa evaluando. Contradicciones de un soldado de fortuna…digo, de un evaluador independiente


Uno empieza a tener historias que contar como el abuelo cebolleta, contar cuentos y aventuras de esta profesión de evaluación que pocos fuera entienden. Me han ofrecido la oportunidad de intercambiar sobre experiencias en evaluación en la próxima conferencia de la RELAC, cuando justamente ya tenía esbozado este post, sirva pues como adelanto…

A veces olvido que la empatía es un prerrequisito, una condición necesaria para el oficio de evaluación…demasiados prejuicios, ideas preconcebidas…antes la pregunta, la discusión, el conocimiento, luego juzgar, como en la vida misma.

A veces llaman a tu puerta y te dan una evaluación llave en mano – ¡¡¡¡ – A veces preparas propuestas muy buenas durante días y ni siquiera te dan las gracias…

A veces haces conclusiones y recomendaciones, y unos contentos y otros se rasgan las vestiduras, en fin nunca llueve a gusto de todos…una vez aprendí de un gran profesional que no estamos en esto de la evaluación para hacer amigos –al menos como primer objetivo claro, amigos se pueden hacer y muchos…

Cuánto cuesta tener suficiente autoconfianza y dejar de pensar que no eres sólo tu último trabajo de evaluación, que no pasa nada por pifiarla una vez, que somos algo más, un camino, no un momento ni un lugar. A veces como evaluadores nos pegan palos hasta en el carnet de identidad y donde menos te lo esperas…pero no pasa nada…nada  ¡¡¡¡

Uno ha de estar enfocado a la utilización y al servicio al cliente, esto incluye a veces el servicio post venta…A veces cuando crees que el proceso evaluativo ha terminado no paran de llamarte para que respondas a los comentarios de este actor que -lo siento- no respondió a tiempo, o para que hagas una nueva presentación o un nuevo informe de evaluación en formato página, díptico o tríptico…y otras he tenido que indicar reiteradamente –y sin éxito- a la organización evaluada, que debemos hacer una presentación como parte del proceso de validación…

A veces me he encontrado con que el gestor de la evaluación era el gestor del proyecto…y, mira por dónde, te cuestionaban las conclusiones cuando se referían a retos, pero no cuando se referían a fortalezas… y no ha sido nada, nada fácil…

A veces me he encontrado con gestores de evaluación encantadores, con los que se establecía una relación de confianza y colaboración…y de aprendizaje…y a veces con otros con los que no había tanta confianza, ni colaboración…y el aprendizaje era menor…empezando por aquella vez cuando en la primera reunión nos dejaron bien claro que éramos el menos malo de los equipos evaluadores…pues vaya…

A veces el gestor me ha dejado libertad de actuación y otras me han tenido hablando durante horas y horas hasta el amanecer…debido a la diferencia horaria entre las dos orillas del gran charco

A veces he encontrado evaluaciones bien pagadas, otras muy mal pagadas, es increíble este desfase…es un error táctico meterse en una evaluación mal pagada, ya es un indicador de que todo puede funcionar mal, además no significa que luego te vayan a exigir menos, aunque la otra parte, el pagador, no haya cumplido su parte de valorar correctamente tu trabajo…

A veces he encontrado en los proyectos que he evaluado rastros de algo parecido al enfoque de género…pero en muchos el género se ha evaporado en el camino…

Yo prefiero el adjetivo independiente, que el sustantivo consultor. A veces ser independiente te da la oportunidad de comunicarte y tener voz, tu voz, tanto de forma oficial como oficiosa, a través de las asociaciones de evaluación –VOPES-, por ejemplo…y a veces ser independiente te introduce en una caverna de aislamiento, en la soledad del corredor de fondo – no estoy solo, me tengo a mí y a mis circunstancias..a todo -todas y todos- lo que llevo a mis espaldas y en mis pies y en mis manos…aunque no está mal a veces llamar por teléfono a los colegas claro

A veces las compañías aéreas engañan…cualquiera un poco viajado lo sabe…Quatar Airways o Emirates..son MUUUUUUUUUUUCHO mejores que IBERIA o American Airlines…otro día hablaremos de la tortura que supone pasar por ciertos países o aeropuertos…donde a uno le hacen sentir como a un delincuente…

SIEMPRE. SIEMPRE he conocido nuevos horizontes y gentes, he aprendido algo nuevo en cada evaluación o proceso evaluativo, algo que cambiar, algo que mejorar…

A veces eres lo que comes, otras eres lo que lees o lo que escuchas. Bueno pues os dejo con este A veces de hace un tiempo, de todos los tiempos…os dejo con la senda del tiempo.

Cómo ejercer la evaluación independiente y vivir para contarlo


Ya he escrito otro post de nombre similar (Como ejercer la evaluación independiente y no morir en el intento), pero vuelvo a la carga debido a las interesantes aportaciones durante la última semana de octubre (2013) de algunos miembros de Independent Consulting TIG de la Asociación Americana de Evaluación (AEA): la semana del grupo de consultoría independiente. Cualquier miembro de la AEA puede unirse al Independent Consulting TIG.

La consultoría independiente implica retos pero también oportunidades para aprender. Estos son algunos de los temas tratados durante esta semana: El desarrollo de trabajo en red, la gestión de proyectos, el trabajo directo o en subcontratación, gestionar calendarios complicados y el desarrollo de negocio son algunos como algunos de los aspectos más críticos que el consultor independiente debe aprender.

Pero empiezo con unos apuntes de 2010 de Judah Viola (Building Capacity to Succeed as an Independent Consultant): “Para la mayoría de los consultores en evaluación la formación académica no es suficiente y una solución es recurrir a otras personas con experiencia. Algunos consejos que Judah señala son: (1) empezar con la red de contactos que ya tenemos, (2) involucrarse en redes de evaluación, (3) contactar y escuchar a personas expertas por teléfono, internet o en conferencias. A veces nos sorprendemos porque son muy accesibles y generosas con su tiempo”.

Gail Barrington de la Barrington Research Group, Inc desarrolla su post IC Week: Gail Barrington on Still Crazy After All These Years. Así indica que “existen riesgos, períodos muy ocupados y períodos trabajo vacíos, buenos y malos clientes, proyectos de sueño e historias de terror. Y que además hay que controlar aspectos como la gestión de negocio, los retos del marketing, responsabilidades y otros dolores de cabeza”. Señala que “es difícil planificar con tanta incertidumbre alrededor, pero que al mismo tiempo los beneficios son irresistibles. Nada es igual al sentido de plenitud cuando nos damos cuenta de que lo estamos consiguiendo por nosotros mismos e incluso cuando el cliente vuelve a llamar para otro proyecto, o cuando recibes aquella transferencia de dinero que estabas esperando”. “La consultoría independiente es como una enfermedad que se mete en tu cuerpo de la que ya no podemos librarnos”.

Matt Feldmann, de Goshen Education Consulting, Inc. participa con su post: IC Week: Matt Feldmann on Performing the Balancing Act. Matt señala que “hay tres amplias categorías que se necesitan equilibrar: (1) Desarrollo, (2) Gestión; y (3) Administración de la evaluación (nuestro proyecto):

El desarrollo del proyecto es la identificación de potenciales proyectos de evaluación. Estas actividades pueden incluir la comercialización a clientes potenciales, asistencia en la redacción de propuestas y otras actividades generales de trabajo en red. Si no tenemos un nuevo trabajo, no tenemos un negocio.

La gestión del proyecto se refiere a la coordinación de los proyectos financiados por la corriente que incluye el desarrollo de contratos, facturación, y reuniones con los clientes para coordinar la actividad y discutir los resultados de la evaluación. Si no se nos paga o no coordinamos las relaciones con nuestros clientes actuales no conseguiremos sostenibilidad.

La administración del proyecto es la realización de la evaluación que podría incluir la recolección de datos, organización, edición y presentación de informes. Esto es a menudo visto como la actividad principal de los evaluadores, pero no puede ser la única actividad si deseamos continuar como consultores independientes”. Como consejo nos indica que todo proyecto que realizamos es una oportunidad para desarrollar un nueva evaluación.

Carlisle Levine en su post IC Week: Carlisle Levine on Finding Community as an Independent Evaluator indica que “lo más crítico para una colaboración exitosa es la confianza, basada en valores compartidos y compromisos similares, como para producir un trabajo de calidad de una manera oportuna. Esto requiere (1) sensibilidad hacia la disponibilidad en el tiempo y hacia las necesidades financieras; (2)  tener claro el alcance del trabajo y reforzado por una buena comunicación; (3) llegar a acuerdos para no darse desagradables sorpresas. Además nos sugiere la lectura de Collaborative relationships in evaluation consulting, escrito en 2006 por Stephen Maack y Jan Upton.

Norma Martinez-Rubin, evaluadora independiente, desarrolla los retos de trabajar directamente o a través de subcontratas (IC Week: Norma Martinez-Rubin on Working Solo vs. Subcontracting): “Como consultor independiente trabajar directamente presenta importantes oportunidades para aplicar experiencias y conocimientos que cubran las expectativas de los clientes. Esto a su vez te permite (1) experiencia adicional para evaluaciones incluso más grandes o complejas, aumentando nuestras habilidades y herramientas prácticas, (2) fortalecer la continuidad necesaria para construir un portfolio compuesto de muestras fragmentadas de trabajo con clientes diversos. Este portfolio ha de validar nuestra experiencia, especialidad y valor añadido directamente y ha de compensar los gastos administrativos, generales y honorarios de consultoría”. Como consejos importantes indica que “en el caso de trabajar como subcontratado se ha de acordar con la parte contratante inicial el alcance, el tiempo y las responsabilidades individuales para desarrollar, validar y finalizar las entregas. Se ha de aclarar y acordar lo que cada uno entiende sobre las expectativas del cliente (formatos de productos entregados, fechas límites previas a los productos finales y las remuneraciones acordadas por los servicios)”. Es interesante un posible formato de feedback de grado de satisfacción de nuestros clientes presentado por Kathleen Dowell y otros evaluadores (Kathleen Dowell on the Evaluation Client Feedback Form)

Por cierto me despido con algunos consejos que Bob Williams da sobre cómo mantenerse a flote como independiente: “A selfemployment survival guide“: (1) Paga todas las deudas que tengas tan pronto como puedas; (2) Ten una idea del dinero que necesitarás en los próximos tres meses y trata de asegurar esa suma en tu banco, (3) No creas que tu reputación depende enteramente de tu último trabajo; (4) Sé selectivo, no digas sí a todos los trabajos (a) practica si necesario delante del espejo el decir “no”; (b) haz sólo trabajos que te interesen; (c) No tomes trabajos sólo por dinero; (5) evita trabajar en solitario si es posible, construye una red de colegas, (6) Decide tus honorarios  y mantenlos; (7) no te sientas mal por ver películas a las 3.00 de la tarde; (8) Nunca trabajes los fines de semana, haz algo que te ayude a evitarlo; (9) Intenta trabajar fuera de tu casa; (10) Los clientes desaparecen y las razones tienen poco o nada que ver con el trabajo que has realizado; (11) El ser despedido pasa a menudo, (12) Antes de presentarte a licitaciones, pregunta las siguientes cuestiones. (a) ¿a cuánta gente han enviado invitación? Si la lista es de más que cinco, ten seguro que es una lotería y la gente buena sólo juega a la lotería en fines de semana, (b) ¿a quiénes otros se lo han mandado? Evita perder el tiempo, (c) ¿cuál es el presupuesto de la evaluación? (13) Ten muy claro cuál es tu equilibrio entre trabajo y vida; (14) Ten buenos registros de tus experiencias en conseguir, desarrollar y mantener clientes; (15) Invierte tus esfuerzos y angustias en convencerte y desarrollar un discurso de que lo que ofreces eres TÚ – o en argot tu PUV (Proposición Única de Venta).  Esto, combinado con el punto 6 sobre los honorarios, son las bases de lo que es el éxito en la consultoría independiente en evaluación. Bob se despide indicando que sobre todo sigamos nuestra intuición que en su caso ha sido mejor que la lógica.

Buena suerte y a disfrutar ¡¡

Otras referencias:

Consulting and Evaluation with Nonprofit and Community Based Organizations por Judah Viola & Susan McMahon (2010) http://www.jblearning.com/catalog/9780763756888/

Independent Evaluation Consulting: New Directions for Evaluation, No. 111 (2006) http://www.josseybass.com/WileyCDA/WileyTitle/productCd-0787995592.html

Evalbusiness: The Independent Consulting TIG email list http://finance.groups.yahoo.com/group/evalbusiness/