La función de evaluación central en el Sistema de Naciones Unidas

La función de evaluación del sistema de las Naciones Unidas ha evolucionado. A medida que evolucionaba se han ido desarrollando diversos conceptos y constructos y, en relación con estos, una terminología bastante confusa. Los términos empleados significan cosas distintas o tienen matices diferentes.

A continuación definimos el concepto de “Función de evaluación central”

En el sistema de las Naciones Unidas, la función de evaluación central se apoya en dependencias de evaluación que operan independientemente del control de la dirección ejecutiva y la dependencia programática por lo que respecta a la planificación, la gestión y la realización de la evaluación, así como la presentación de informes conexos.

Podemos encontrar diferentes casos de “función de evaluación”, según organizaciones donde la oficina de evaluación central:

1) Opera como oficina autónoma, y puede hacerlo de dos maneras, a saber:

a) fuera de la oficina del jefe ejecutivo; o

b) como dependencia autónoma en dicha oficina.

2) Opera en la oficina del jefe ejecutivo como parte integrante de las dependencias de investigación, políticas y planificación estratégica (y, por tanto, no es autónoma).

3) Opera junto con otras funciones de supervisión en la oficina de supervisión de la organización, y nuevamente lo hace de dos formas, a saber:

a) como dependencia separada en la oficina de supervisión; o

b) como parte integrante de otras funciones de supervisión.

La característica distintiva de la función central es que:

(1) Produce evaluaciones para apoyar de manera general la adopción de decisiones sobre políticas, programas y estrategias de la organización a nivel central, si bien son numerosas las funciones centrales que llevan a cabo evaluaciones de proyectos en diversa medida.

(2) Los informes se dirigen principalmente a órganos intergubernamentales, órganos consultivos de alto nivel y personal directivo superior con miras a introducir cambios en toda la organización y mejorar las políticas, los programas generales (en los ámbitos nacional, regional o mundial), así como las cuestiones transversales y las reformas institucionales.

(3) Las funciones centrales presentan niveles variables de independencia:

(a) Según los distintos criterios de valoración de la independencia estructural, funcional, profesional, inclusiva y con respecto a las conductas.

(b) El nivel de independencia puede ser bajo, alto o medio.

(c) Esa independencia no es automática, sino que conlleva la puesta en marcha de mecanismos que persigan la independencia estructural, funcional, técnica y respecto de la transparencia y las conductas.

Algunas organizaciones describen la función central como institucional, dando a entender que las evaluaciones tienen más efecto en ese nivel. Sin embargo, ese término también es aplicable a las evaluaciones descentralizadas.

Fuente: ANÁLISIS DE LA FUNCIÓN DE EVALUACIÓN EN EL SISTEMA DE LAS NACIONES UNIDAS (2014)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .