DAC Evalnet: Equilibrio para una respuesta al COVID rápida y flexible

Nos hablan de equilibrio entre rapidez y flexibilidad en la respuesta al COVID, pero también de liderazgo y apropiación, desde la Red de Evaluación del Comité de Ayuda al Desarrollo (EvalNet DAC / OCDE) en este post, parte de una serie sobre cómo abordar COVID-19 en países en desarrollo: “COVID-19 y Cooperación al Desarrollo: sabemos mucho sobre lo que funciona, usemos la evidencia” del 30 de abril de 2020.

La reciente declaración del Comité de Asistencia para el Desarrollo de la OCDE sobre el COVID, exige una acción sostenida para abordar la crisis en los países más pobres del planeta. En estas sociedades, la pandemia se encontrará con sistemas de salud pública débiles. Las medidas de confinamiento aplastarán las estructuras económicas frágiles y empeorarán la situación social de muchas personas, particularmente entre los grupos más vulnerables de la sociedad. La violencia contra las mujeres y los niños está aumentando en todo el mundo. En otras palabras, a corto plazo es probable que la pandemia cause un desastre humanitario. En el mediano plazo, conducirá a una crisis económica estructural que pondrá en peligro el progreso reciente en el logro de los objetivos de desarrollo sostenible.

Si bien los países de la OCDE todavía están trabajando para contener las consecuencias de largo alcance de COVID-19 en sus países, los responsables políticos están dando un paso adelante para ayudar a los países en desarrollo asociados. Muchos países de la OCDE, instituciones multilaterales y organizaciones internacionales han comprometido fondos, y cada día se hacen más anuncios.

Si bien estos esfuerzos brindan esperanza, como evaluadores, nos preocupa que la presión para una acción urgente pueda conducir a pasos críticos en falso . La evidencia de intervenciones pasadas durante crisis mundiales o regionales ha demostrado que no todas las acciones bien intencionadas son efectivas. Lo más importante, y al mismo tiempo más desafiante, es lograr el equilibrio adecuado entre respuestas rápidas y flexibles, por un lado, y coordinación, planificación de calidad y sensibilidad al contexto, por otro lado.

Los esfuerzos deben basarse en las lecciones del pasado, incluida la abundante evidencia de las evaluaciones de otros esfuerzos de ayuda (como la síntesis, “Abordar el nuevo coronavirus” por la Oficina de Evaluación Independiente del BAD). Además, recomendamos encarecidamente que todas las próximas respuestas de asistencia humanitaria y de desarrollo se acompañen de monitoreo, evaluación e investigación de resultados de alta calidad. Ignorar la evidencia pasada y no invertir en generar nueva evidencia creíble sobre lo que funciona y lo que no funciona, en qué contextos y para quién, puede costar vidas.

Si se tienen en cuenta las lecciones relevantes y aplicables de las experiencias y evaluaciones pasadas, la efectividad y la relevancia de los esfuerzos actuales aumentarán sustancialmente.

Para apoyar este proceso, los socios de desarrollo y los gobiernos nacionales y subnacionales ya deberían comenzar a invertir en datos sólidos, sistemas de monitoreo y evaluación. Después de todo, estos procesos toman tiempo para construirse, mientras que las preguntas legítimas sobre  la efectividad de las políticas surgirán casi de inmediato. Esto no tiene por qué ser laborioso, pero debe tener los fundamentos correctos para permitir la responsabilidad y el aprendizaje a medida que avanzamos. Implica definir claramente nuestros objetivos (como expandir las capacidades de tratamiento), recopilar datos de referencia (cuántos ventiladores están disponibles ahora) y garantizar capacidades suficientes para rastrear los resultados (la proporción de ventiladores a las personas que los necesitan; acceso para personas en grupos vulnerables ) También implica comenzar análisis de impacto rigurosos lo antes posible, rastrear cómo el soporte relacionado con COVID-19 está afectando a diferentes personas y protegerse contra los efectos negativos no deseados.

Como evaluadores tenemos tres roles: (1) asesorar sobre la mejor manera de medir y monitorear, (2) proporcionar evidencia de alta calidad y (3) hacer que la evidencia y las lecciones sean mucho más accesibles para los formuladores de políticas. En el DAC EvalNet, están revisando lecciones pasadas, para producir un resumen de políticas basado en evidencia. También están trabajando con los miembros y  socios en las unidades de evaluación de las Naciones Unidas y multilaterales, para lanzar una coalición de evaluación COVID-19 para proporcionar una evaluación independiente y creíble del progreso y los resultados y coordinar los esfuerzos. Veamos si la rendición de cuentas mutua que eso supondría, podría mejorar la respuesta.

Cumpliendo estos tres roles, l@s evaluador@s podemos hacer cierta contribución. Pero solo si los políticos y los gestores están abiertos y dispuestos a (a) contar con / situar la función de evaluación o a (b) aplicar el conocimiento, esto se traducirá en una asistencia efectiva para el desarrollo.

 

Y hoy damos un hasta pronto a Pau, que tantas veces nos acompañó e ilusionó, i Pau que tanto nos dio i

 

Un pensamiento en “DAC Evalnet: Equilibrio para una respuesta al COVID rápida y flexible

  1. Pingback: FunciEvaluación y gestión adaptativa durante la respuesta al COVID 19 | "TripleAD": Aprendiendo a Aprender para el Desarrollo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .